Uncategorized @mexico
November 1, 2021 by Karen Paz

Seguridad y sistemas de ayuda a la conducción

La seguridad es un importante factor de decisión de compra que puede ser subestimado por el cliente, convirtiéndose en un buen argumento de venta.  

En el año 2020 se registraron alrededor de 300,000 colisiones de vehículos en México. Algunos de los accidentes se deben a distracciones del conductor, milésimas de segundo en las que no se pudo tomar una decisión oportuna. En este sentido, para contribuir a la seguridad de sus pasajeros, los automóviles de última generación están equipados con sistemas electrónicos que ayudan a disminuir en lo posible los riesgos de un impacto; tienen radares con rangos de detección de hasta 200 metros, cámaras y sistema de cálculo de distancias por medio de pulsos láser o LIDAR. De esta manera sus elementos de electrónica avanzada los convierten en máquinas inteligentes, capaces de tomar decisiones por sí mismos para corregir cualquier error humano.

El conjunto de estos elementos se denominan sistemas avanzados de ayuda a la conducción o ADAS, por sus siglas en inglés (Advanced Driver Assistance Systems). Estos se activan de manera autónoma, cuando los sensores que los integran perciben en conjunto una situación de peligro para la unidad y sus pasajeros. 

[Te recomendamos leer: Reporte de compradores y financiamiento de vehículos nuevos]

Dentro de estos, existen tres que podrían considerarse elementales:

Frenado autónomo de emergencia: El sistema AEB (por sus siglas en inglés) frena el vehículo de forma automática al detectar a un peatón, ciclista, vehículo u objeto fijo para evitar una colisión. 

Alerta de tráfico cruzado: Emite una advertencia de cualquier vehículo que se aproxime por la parte trasera del automóvil cuando la transmisión esté en reversa. Si las circunstancias lo requieren, trabaja en conjunto con el sistema AEB.

Detección de ángulo muerto: Los espejos retrovisores proporcionan una visión limitada, por lo que otro auto se puede aproximar desde una ubicación difícil de observar. Al momento de intentar cambiar de carril o realizar un giro, el sensor puede emitir una señal al detectar cualquier otro auto en las cercanías y evitar un impacto lateral.

Existen también otros que no son menos relevantes:

Asistente de mantenimiento de carril: En carretera, la somnolencia o los descuidos pueden provocar que el vehículo se desvíe del carril por el que se circula. Al detectar esta situación, el asistente interviene en la dirección y mantiene el curso correspondiente.

Sensores de estacionamiento: Quizá el más vistoso de todos. El sistema analiza el espacio disponible para estacionar y actúa a la orden del conductor, controlando de manera autónoma la dirección y el freno.

Control de crucero inteligente: El sistema controla la velocidad para mantener el vehículo a una distancia de seguridad fija respecto al que se encuentre por delante.

[Te recomendamos leer: Pronóstico de venta de automóviles para el mercado mexicano 2021]

Todo vendedor necesita conocer cuáles son los sistemas de ayuda a la conducción disponibles en las unidades que se ofertan. FLEX de Jato Dynamics es una herramienta comparativa que te permite conocer este tipo de información, contrastándola con la oferta de los modelos de la competencia. Pide más información.

Comments are closed.

¿Tengo una pregunta?