Uncategorized @mexico
April 29, 2020 by Karen Paz

El valor de experimentar

Algunas cosas volverán a ser como eran antes, otras cambiarán.

Si el ritmo del mundo antes del coronavirus ya era rápido, ahora más. La prospección que alguna vez mapeamos sobre la estrategia  digital en fases de 5 a 10 años, ahora escala en cuestión de días o semanas.

Lo digital se convirtió de golpe en el centro de interacción de cara al cliente. La agilidad y rapidez de respuesta son un requisito para cumplir con las exigencias del día a día.

Es este momento único cuando las empresas pueden aprender y progresar más rápido que nunca; la forma en que se adapten a la crisis de hoy influirá en el desempeño de mañana. Quienes logren adaptarse tendrán más éxito tras la recuperación.

Audacia y aprendizaje son las palabras claves

Esta crisis es el momento de avanzar con decisión y valor en el proceso digital. Salir de esta, requiere ir más allá de la zona de confort, siempre teniendo una visión integral del negocio y los modelos operativos.

La experiencia de las compañías líderes sugiere centrar esfuerzos en áreas más cercanas al centro o core del negocio: esto dará la mejor oportunidad de éxito, tanto a corto como a largo plazo.

Para navegar por la situación actual y alcanzar la próxima normalidad o retomar el camino (si es que aún existe), las compañías deberán hacerse las siguientes preguntas*:

¿Cómo podemos garantizar la continuidad del negocio?

¿Cómo podemos volver al negocio y cómo podemos prosperar en la “nueva normalidad”?

¿Cómo podemos mejorar nuestro negocio a largo plazo, en un mundo cambiado por la pandemia, y emerger aún más fuerte?

*Agencia Mckynsey

 

JATO responde a estas preguntas con una serie de acciones que consideramos ayudarán a adaptarse a esta nueva realidad y volver al camino.

La relevancia de los datos

Esta es la primera crisis global en que las empresas pueden recopilar y evaluar datos en tiempo real sobre los clientes y su comportamiento. Estos se convertirán en uno de los factores determinantes para entenderlos, captar patrones y así tomar decisiones asertivas.
Pero esto no debe quedarse únicamente en el nivel ejecutivo de las compañías. La fuerza comercial y operativa tendrá que estar informada con los indicadores cambiantes de los nuevos hábitos de consumo que adoptan los clientes.

La frecuencia con la que se revise toda la información disponible será un buen comienzo. Será imprescindible verificar las fuentes de datos semanalmente (o con más frecuencia) para evaluar cambios en las necesidades de clientes y socios comerciales, así como el desempeño de la propia empresa.
Como empresa enfocada en generar información específica del sector automotriz, JATO Dynamics facilitará la toma de decisiones en todos los niveles, desde el directivo hasta el comercial, con tecnología confiable.

Experimentación y herramientas digitales

Dadas las circunstancias imperantes, experimentar se ha convertido en una gran oportunidad. Las iniciativas orientadas al cliente serán las primeras en las que hay que trabajar: son la ventaja estratégica que ayudará a mantener las empresas a flote.
Utilizar herramientas digitales que apoyen la fuerza de ventas es la oportunidad del momento. La propuesta de JATO es FLEX MX, para ayudar a reducir tiempos de investigación de datos y comparativas de información de tu marca y de la competencia, para que el personal pueda dedicar más tiempo en el análisis de la venta y dar una respuesta más rápida al cliente.

 

Experiencia omnicanal

El contacto con los clientes es vital y eliminar la fricción en el proceso de compra es parte esencial del nuevo marketing digital.

Estandarizar la información en los diferentes procesos en los que interactúan los clientes respaldará una relación a largo plazo con ellos durante la vida útil del vehículo.

La transición de un modelo de ventas tradicional a uno omnicanal requerirá cambios importantes pero necesarios; quienes adopten el cambio construirán una ventaja competitiva duradera.

Economía de experiencia

Sabemos que el factor emocional se convierte en venta, y es ahora cuando la gestión de la experiencia de compra resulta imprescindible. Adaptarse implica nuevas formas de ver las cosas. Por ello se debe ofrecer una experiencia exclusiva donde el consumidor sienta que se dirige a un lugar de encuentro y no a un “punto de venta.”

 

Las mejores lecciones surgen de crisis. Creemos que las empresas que tengan el valor de experimentar obtendrás ideas únicas para garantizar que su futuro digital sea más sólido al salir de esta crisis sanitaria y económica sin precedentes.

No olvides…

La experimentación se convertirá en aprendizaje.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

¿Tengo una pregunta?